El arte de entrevistar

Muchos pueden hablar, pero no todos pueden conversar, de ahí el arte de entrevistar…

Los medios de comunicación están en una temporada divisora, en donde claro, están en el auge mediático, pero por lo mismo, la competencia es mucho mayor. Ahora el contenido de valor vs. el popular, no necesariamente van de la mano.

Una entrevista si tiene que ir cargada de información de valor, pero también (y principalmente) de entretenimiento, finalmente ese es el propósito. Si no entretienes, no te seguirán consumiendo, así de sencillo.

Ahora, para un comunicólogo que está por hacer alguna entrevista y no quiere morir en el intento, aquí te damos unos tips prácticos:

Lenguaje corporal

La forma en la que te sientas, si miras a los ojos o no, el atuendo, o inclusive en tu tono de voz se puede ver la confianza y bienvenida que le estás dando al entrevistado. Por eso te damos las siguientes recomendaciones:

  • Atuendo acorde a tu personalidad, presentable y acorde a la ocasión.
  • Mirar siempre a los ojos con cordialidad y confianza.
  • Sonreir ocasionalmente de manera natural.
  • Mostrar interés, y escuchar al invitado.
  • No temer a bromear ocasionalmente, eso crea intimidad.
  • Evitar tics físicos, como balancearse, mover mucho los dedos o morderse las uñas.
  • Mostrarse relajado para dar una sensación confortable.

No cambies tu escencia

Por más difícil que sea, la esencia del entrevistador es clave para la permanencia de la audiencia, y la dirección de la charla.

Porque claro, la entrevista puede quedarse en la superficie de lo que todos quieren saber, y no del jugo de la carne, que ojo, no necesariamente es el chime, sino que la profundidad de la persona a la que estás entrevistando.

Sobra mencionar lo obvio, y es que no vas a entrevistar a un presidente, como entrevistarías a un influencer de redes sociales. El lenguaje y tono cambian, pero tu esencia no.

Escuchar

Por supuesto que es esencial llevar un par de preguntas y contexto de la persona que será entrevistada, pero no hay nada más importante que escuchar y que realmente muestres el interés de conocer a la persona.

Las preguntas preparadas deben servir más como un apoyo secundario, en caso de que la conversación no vaya a ningún lado. Cosa que sería realmente difícil si el entrevistador tiene clara la dirección a donde quiere llevar la plática.

No hay nada más ameno de ver, que dos personas que hacen click, y que frente a una cámara están compartiendo profundidades de sí mismos. Eso conecta a la audiencia, un contenido orgánico y natural.

Para concluir, no es gran ciencia entablar una conversación, pero si requiere de práctica y de una auto-búsqueda para poder definir el tono de la plática. Al mismo tiempo, hacer a un lado el protagonismo y estar dispuesto a escuchar y poner como prioridad al individuo frente a ti.

Involucrarse en una conversación de valor puede ser tan enriquecedor para ambas partes como para la audiencia. La intimidad y la química genuina crea un engagement con el público inigualable y que sin duda, comenzará a definir el tipo de audiencia que comenzará a consumirte.

Si te interesan leer más de Inspiración, visita nuestro blog.

Envíanos un whatsapp: (55) 6186-9288
Envíanos un correo: contacto@sinergiaprostudio.com

¡Conoce nuestros servicios! Da clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *